martes, 28 de junio de 2011

Serendipia

Serendipity (P. Chelsom, 2001)
La serendipia es ese fenómeno que se achaca a la casualidad, el destino, la alineación de los astros y otras premisas sin gran rigor científico; la cuestión es que existe y cuanto más vivo, más puedo dar fe de ello. La serendipia sólo se da en unas condiciones muy especiales: no la puedes buscar, y si no pregúntale a Colón. Colón no buscaba América y, sin embargo, la encontró, Fleming no estaba buscando descubrir la penicilina y la descubrió, y así sucesivamente. Yo tengo contigo una serendipia extraordinaria repleta de dejavus y de historias pasadas y futuras que mantienen atadas nuestras almas con un hilo invisible e indestructible.


Te conozco, desde tiempo inmemorable, reconozco tu olor, tu sabor, los recovecos de tu piel, el tono de tu voz, tu sonrisa cansada, la luz de tus ojos cuando te apasionas... Lo cierto es que nunca te he buscado, seguramente porque no creía que existieras... y, de pronto... te vi.


Parafraseando la preciosa canción de Páez, un vestido y una flor...


Te vi... saliste entre la gente a saludar
los astros se rieron otra vez
la llave de mandala se quebró
o simplemente te vi...


Todo lo que diga está de más
las luces siempre encienden
en el alma


y cuando me pierdo en la ciudad
tú ya sabes comprender
es solo un rato, no más,


Tendría que llorar o salir a matar...


Te vi, te vi, te vi...
Yo no buscaba a nadie y te vi...

No hay comentarios:

Publicar un comentario