martes, 19 de julio de 2011

Cola de león

Munchen, 2009
Cada vez que he aprendido algo nuevo a un nivel... digamos... académico, he buscado la manera de relacionarlo con algo que le hubiera escuchado a algún sabio (una abuelita o abuelito): el que roba a un ladrón tiene cien años de perdón, quién no oye consejo no llega a viejo, el muerto al hoyo y el vivo al bollo... y, mi preferida: más vale ser cabeza de ratón que cola de león.

Si los refranes han perdurado a lo largo de la historia es porque a más de uno le han servido. A mí me han servido de mucho, sobre todo cuando me los cuestiono. El primero que puse en duda fue aquel de más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Entiendo por qué ha tenido tanto éxito en un país donde la estabilidad y la malllamada seguridad prevalecen sobre el emprendimiento y la imaginación, así es que no sólo lo cuestiono sino que me ha animado a crear mi propio dicho: sólo si conoces lo malo podrás elegir lo mejor.

El caso de la cola de león trae cola, valga la redundancia. Se lo escuché a mi madre hace más de treinta años y, después, se lo he escuchado decenas de veces a mi tía Mari que me lo ha relatado como una auténtica verdad de vida o lo que ella creía un consejo que me ayudaría a tomar mejores decisiones. El refranero popular español vuelve a estar del lado de la seguridad, el conformismo, el miedo... pudiendo ser la parte más importante de algo pequeño, ¿para qué ibas a querer ser la parte menos importante de algo grande? Hay dos respuestas que a mi tía le han cambiado la perspectiva, y os aseguro que esto no suele suceder: el primero apostilló que es una cuestión puramente zoológica, el león es mejor que el ratón, más fuerte, más fiero, más grande... si puedes elegir, ¿quién elegiría ser un ratón? El segundo añadió: si eres la cabeza de un ratón no puedes aspirar a nada más, si eres la cola de un léon, siempre podrás llegar a la cabeza...

Eso me hizo recordar un artículo que leí en una revista británica estudiantil que animaba a los jóvenes a independizarse y decía algo así como: cuando busques apartamento hazlo en el mejor sitio de la ciudad, aunque sea muy pequeño y no tenga vistas, aunque tengas que compartirlo con otros tres estudiantes, las mejores cosas pasan siempre en los mejores sitios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario